Lucía y la ESO (pruebas gráficas)

Aquí, la prueba:

La de arriba es una de las preguntas de Matemáticas incluidas en la Prueba de Diagnóstico para 2º de ESO. Pruebas elaboradas por esa vanguardia educativa llamada AGAEVE.

La sutileza, por lo visto, no es una de las virtudes que adornan a esta camarilla de genios. Puesto que sus dogmas pedagógicos y sus tropecientos indicadores de excelencia no conmueven a la infantería profesoral, han decidido emplear sus energías en persuadir a los infantes de la ESO. Para ello, hacen uso del maniqueísmo y la falacia, confrontando las fuerzas del Bien y el Mal docentes en una sencilla cuestión de gráficas lineales.

Lucía es la supervillana que evalúa los contenidos a partir de las pruebas especificadas para tal fin. Apenas se le dedican dos líneas, tan sucinta y transparente es su maldad.

Marta, en cambio, es el encantador reverso de su némesis. De ella sabemos que «a principio de curso explica a su clase» el método que seguirá para calcular la nota. No consta que Lucifer, quiero decir, Lucía, haga otro tanto. Ella es una fría contable que diagnostica a sus alumnos con la racionalidad  distanciada del Doctor House. Marta, «en cambio» (y qué cambio, señores, qué savoir faire y bonhomía) es tan pródiga que regala dos puntos en un abrir y cerrar de libros.

De dos caracteres tan antagónicos se deducen unas consecuencias igualmente disímiles. El cicatero método de Lucía incrementa el absentismo, mientras que la actitud dadivosa de SuperMarta reduce el número de ausencias.

Poco importa qué método prefiera el estimado lector. La AGAEVE ya piensa por ustedes y por los alumnos, que, en lo sucesivo, y visto el resultado de la gráfica, se sentirán con el derecho de reclamar a la profesora enrollada. Por si no estaba lo suficientemente claro, la pregunta c) establece la relación causa-efecto concebida por el redactor de la prueba. Quod erat demonstrandum.

Conservar los dos puntos será cuestión de portarse bien y hacer los deberes, no importa cómo. Lo que reduce las exigencias a ser buenecito y responsable. El conocimiento no ha de interferir jamás en el montante de la propina.

Lo más notable es el trazo grueso con que se pinta a Lucía. Ella no penaliza las ausencias y parece no tener en consideración la actitud de los alumnos en el aula. Diríase una esfinge imperturbable que sólo eleva juicios negro sobre blanco. Podría, sin duda, trabajar en la UNED.

Los chicos de la AGAEVE tienen claro cuál de estas dos profesoras alcanza el nivel «excelente» y cuál es sólo un espantajo reaccionario. A quienes nos dedicamos a esto nos lo recuerdan cada día en revistas pedagógicas financiadas por la Unta, en Centros de Formación y en innumerables normativas y leyes que aspiran a moldear ciudadanos, es un decir, tan sumisos como ignorantes.

Lo que no acabo de entender es qué relación tiene todo esto con la competencia matemática de los estudiantes.

¿Y usted?

Calle del Circo, 41001 Sevilla, España

8 respuestas a «Lucía y la ESO (pruebas gráficas)»

  1. Creo que el punctum de esta prueba (siguiendo a Roland Barthes) es la frase «Marta, en cambio, a principio de curso explica a su clase». No cabe más manipulación y perversidad, disfrazadas de aparente buen rollo.

    Por cierto, nunca he creído en ESO de regalar de antemano ciertos puntos a los alumnos, en plan «A día de hoy todos tenéis un 10, de vosotros depende mantenerlo».

    Yo soy más de la escuela de «..Pero la fama cuesta».

    Saludos!

  2. Mientras no se boicoteen pruebas que contengan ejercicios de ese calibre nos estaremos dejando pisotear. Incluída la localización del que las perpetra y amenazarle con romperle las piernas… o así.

    Ellos son unos babosos mafiosos y la cosa «nostra» se está poniendo muy pero que muy mala…

    No tengo nada en contra del sistema de Marta , sí, por el contrario , en utilizar una prueba diagnóstico para arrojar vilmente a una profesora a los pies de sus alumnos animándolos a realizar una labor evaluatoria y fiscalizadora sobre ella que no es, en mi opinión , en absoluto de su incumbencia pues su obligación a su edad y condición debería ser ocuparse exclusivamente de respetarla y aprender todas las matemáticas que pudieran de ella.

    Si los de la AGAEVE carecen de sentido común, el resto del profesorado debiera de revisar esas pruebas y vetar ejercicios de ese calibre…

  3. La propuesta práctica no deja de ser interesante. Hagamos en clase nosotros lo que nos indican los sabios de la Abanibi Agaeve (http://www.youtube.com/watch?v=42UQfjxGpIQ). Se me ocurren mil hermosas pruebas para conocer la competencia matemática de mis alumnos: un ejercicio por el cual se demuestre la relación inversamente proporcional entre la preparación académica y la altura conseguida en la administración de enseñanza. O la directamente proporcional entre la sumisión ideológica rezumada en sintagmas políticamente correctos y la execración del conocimiento. En fin, del cielo ha bajado un grupo de sabios, con ternura pero con firmeza nos abren los ojos, son líderes, abren caminos… Entre ellos están los responsables del desaguisado perpetrado durante décadas contra la enseñanza pública andaluza, pero no lo ven: todos llevan gafas de madera.

  4. Pero no os preocupéis de más, ¿acaso creéis que los alumnos/-as se han molestado/-a en leer el texto-enunciado de la pregunta/-o tan largo/-a?
    Por vuestra propia experiencia deberíais saber que tan sólo leer ya es demasiado esfuerzo para ellos/-as.

  5. Y además de intentar dirigir a los chavales, encima son torpes: la corrección está mal. La gráfica tiene que partir de 0, pues en el momento inicial no hay faltas de asistencia, es decir, les falta un tramo de la gráfica. Sin duda, genios y figuras.

  6. La calificación para el «experto» que ha elaborado las pautas de corrección es 0.
    La clase de Marta en la tercera evaluación tiene 25 faltas, según la tabla, y el gráfico se aleja demasiado de ese valor. Son capaces de manipular hasta las mismas matemáticas.

  7. Es urgente boicotear esta nefasta prueba, no podemos permanecer impasibles.
    Han sido capaces de una manipulación sobre las ideas a través de una prueba de matemáticas.
    ¿Qué no harán con la competencia social y ciudadana?

    Y yo, como maestro que soy, me pregunto: ¿Podré impedir que las pruebas de diagnóstico de 4º se pasen a mis alumnos si encuentro en ellas algo que atente contra su dignidad? ¿Y si atenta contra la dignidad ajena? ¿Y si son tendenciosas? ¿Y si son incorrectas?
    ¿Y si son mentira?
    ¿Podré como maestro de mis alumnos protegerlos?
    ¿Debemos aceptar la imposición de este desatino año tras años, y además doblegarnos a «enseñar» a nuestros chicos bajo la sombra de esa bandera?

    Todo el mundo es crítico con esas pruebas, pero ahí están, cada año «se mejoran».

  8. Aquí en Canarias hay quienes ya quieren que el año próximo estemos los docentes preparando esas pruebas durante el curso, para no quedar tan mal. A mí me han llegado a decir que ya no dé morfología ni sintaxis porque ya no se lleva y, además, a los chicos no les sirve. Y lo dicen desde una jefatura de departamento… De vergüenza. Estoy con el boicot.

Deja un comentario